top of page

Concierto Nº 2 en Re Mayor para violoncello y orquesta - J. Haydn



Inauguramos con este clásico insoslayable nuestro periplo a través del repertorio para violonchelo.


En cada publicación, facilitaremos enlaces a vídeos, webs y documentos que puedan ser de utilidad a quien esté preparando estas obras, o incluso a quien sienta curiosidad por conocerlas.


Esta vez nos toca compartir toda la información relativa a este gran concierto de Haydn. Es una obra primordial para estudiantes y aspirantes a orquestas, así que hemos pensado que podría ser de ayuda.


Internet nos brinda de todo tipo de información y podemos encontrar cosas maravillosas. Sin ir mas lejos, si quieres escuchar clases magistrales centradas en este concierto, hemos hecho un listado de clases que pueden ser de tu interés:


Benjamin Zander

Marc Coppey

Natalia Gutmann

Robert Cohen

Johannes Moser

Inbal Segev (3er movimiento )

Janos Starker

Pau Casals

Chu Yi-bing

Mischa Maisky

Mstislav Rostropovitch


ACOMPAÑAMIENTO

Si necesitas un pianista acompañante y no siempre lo tienes disponible, aquí tienes un acompañamiento para tocar con él.

Si aún no has localizado las partituras, aquí las tienes.



¿CUÁL ESCUCHAR?

Si quieres disfrutar con algunas de las interpretaciones más destacadas, estas son las que encontramos:

Cristophe Coin

Jacqueline Du Prè

Pablo Ferrández

Emanuel Feuermann

Steven Isserlis

Víctor Julien-Laferrière

Anastasia Kobekina

Mischa Maisky

Yuya Okamoto

Mstislav Rostropovich

Heinrich Schiff


¡HAYDN SE MODERNIZA!

Aquí presentamos Nomadplay. En esta Aplicación encontramos la versión de Haydn interpretada por Rafael Pidoux y que graba junto a una orquesta.

La aplicación es de pago, y cuesta 10€. Pero el material es muy interesante. Puedes separar la voz del chelo, aislar la orquesta, modificar la velocidad, silenciar instrumentos… Como si fueras tu el solista con una orquesta a tu mando.



SABÍAS QUE...?

Si quieres pasar un buen rato leyendo algunos datos curiosos, además de pulsar ahí te contamos lo siguiente:


Notas al programa

La orquestación, que en los vientos sólo incluye dos oboes y dos cornos (estos últimos ni siquiera participan en el adagio), observa una liviandad y transparencia bien juzgadas de modo que la parte solista sea plenamente valorizada: es sabido que en el delicado problema del equilibrio sonoro reside el escollo que ha impedido el logro de muchas páginas concertantes dedicadas al violonchelo.


Antón Kraft, a quien fuera dedicada la obra (por lo menos ese hecho no se pone en duda) debió haber sido un virtuoso excepcional a juzgar por las grandes dificultades de la parte solista: el registro agudo es constantemente utilizado y, poco antes de la cadencia del primer movimiento, Haydn trepa audazmente al Sol sobreagudo por medio de sonidos armónicos (que llevan la indicación de "flautino", es decir, "aflautados"). Por otra parte, explota abundantemente las posibilidades polifónicas del instrumento; cuerdas dobles y triples, octavas, melodía acompañada por el propio solista, hasta llegar a un verdadero contrapunto, presentan al ejecutante problemas tan arduos como apasionantes. Mas a la vera de tanto virtuosismo, Haydn supo aprovechar admirablemente el carácter esencialmente cantante del instrumento, de lo que surge el por qué del tempo moderado de los dos movimientos extremos. La partitura entera demuestra un profundo conocimiento y un gran amor por un instrumento al que Haydn siempre supo favorecer con interesantes solos en sus sinfonías, desde la Sinfonía n° 6 en re mayor, La mañana, de 1761, a la Sinfonía n.° 95 en do menor, escrita en Londres treinta años después. (Artículo publicado en el blog www.refinandonuestrossentidos.com)


Este gusto de Haydn por el violonchelo se deja ver, además, en sus Sinfonías con “violoncello obbligato”, que son la nº 13, 31 y 36 (remitimos a la fantástica grabación realizada por la Orquesta Barroca de Sevilla y Cristophe Coin).


Otra curiosidad relacionada con el concierto de Haydn en Re Mayor es que durante el S.XIX se tocaba la conocida “versión Gevaert” de este concierto (un arreglo a la manera de lo que hizo Grutzmacher con el concierto en Si bemol Mayor de Boccherini), y que el manuscrito de Haydn se reencontró alrededor de 1950.


Para finalizar, señalamos que esta obra es requisito quasi obligatorio para cualquier prueba de orquesta y a menudo también en fases eliminatorias de concursos internacionales, como por ejemplo el Queen Elisabeth, que ha dedicado al cello sus ediciones de 2017 y 2022 respectivamente.


¡Hasta la siguiente entrada!

93 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page